DATO CURIOSO

Las lámparas fluorescentes compactas (LFC), mejor conocidas como lámparas ahorradoras, utilizan mercurio que, al encenderse la lámpara, se gasifica, lo que genera energia ultravioleta que choca contra las paredes de cristal del tubo recubiertas de un material fluorescente para emitir luz visible.

La cantidad promedio de mercurio que contiene una LFC es de 3 a 5 mg. Si la lámpara se rompe, los vapores de mercurio que emite son mínimos, ya que estos son siete veces más pesados que el aire, por lo que quedarían confinados en un área definida cercana a los pedazos que quedaron.

Ejemplo de lámparas
fluorescentes compactas (LFC)

BENEFICIOS AMBIENTALES

Haciendo una correcta disposición de los residuos de iluminación, evitamos que el mercurio:

  • Contamine fuentes de aguas superficiales o subterráneas.
  • Contamine el suelo.
  • Efectos colaterales.

¿CÓMO RECOLECTAR?

Separa selectivamente los residuos de tu hogar.

Deposítalos en contenedores adecuados. En el caso de bombillas ahorradoras, fluorescentes o HID (Mercurio sodio y alógeno metal halide), puedes utilizar cajas de cartón, canecas plásticas u otros recipientes similares y llevarlos al punto de recolección más cercano.

Ver

Hecho en Bogotá - Colombia